Publicado:
May 5, 2021

Cómo crear mi empresa sin perder tiempo y proteger mi patrimonio

6 min de lectura

Cómo crear mi empresa sin perder tiempo y proteger mi patrimonio

Crear tu empresa es dar el gran paso. Es alcanzar las estrellas y ayudar a los demás. Es cumplir una promesa contigo mismo. Y para materializar esa idea de negocio que tanto te inspira hay que hacerlo bien, con todas las de la ley, lo que legalmente se llama constituir una empresa

Y es que, al registrar tu negocio ante la ley en México, obtendrás beneficios fiscales geniales y, lo mejor de todo, evitarás problemas que puedan atentar contra tu patrimonio personal y el de tus socios. 

Como primer paso de este proceso para la constitución de tu empresa necesitas solicitar una Autorización de uso de denominación a la Secretaría de Economía. Es un trámite gratuito que puedes hacer en línea o de manera presencial; no van a pedirte ningún documento, solamente el nombre de tu sociedad y tu e.firma (antes firma electrónica).

Una vez que cumplas con este requisito es momento de establecer las reglas de juego de esta nueva aventura: tu empresa.
A estas reglas de juego se les conoce como Proyecto de Estatutos —algo así como los planos de estructura de tu negocio—, el cual debe pasar ante un notario público para que protocolice tu proyecto y emita el Acta Constitutiva, este documento es el pilar angular de tu empresa.

¿Qué hay en el Proyecto de Estatutos?

  • Parámetros generales y básicos, como: denominación social, tipo de empresa, a qué se va a dedicar la empresa (objeto).
  • Reglas básicas de convivencia de los socios, cómo va a estar conformada la sociedad, qué porcentajes van a tener los socios, cuáles son las reglas de entrada o de salida de nuevos accionistas, qué pasa si ya no quieres formar parte de la empresa.

Aquí puedes definir y detallar tanto como quieras. El proyecto de estatutos son las reglas de tu empresa, tus reglas. 

Ventajas y desventajas de ser una persona moral y una persona física

Este es un punto medular. Tengas o no tengas socios, antes de iniciar tu negocio la respuesta siempre es constituye una empresa. Entre las principales “desventajas” de no constituirte legalmente, sin importar el tipo de sociedad que se quiera crear, están los costos de administrar el negocio. 

Hacer declaraciones cada mes, lo cual implica contratar a un contador que te cobrará más porque eres una persona moral y no una persona física puede desanimar a cualquiera. Pero hay que evitar irse por la libre y edificar en las nubes, ya que te puedes estar perdiendo de beneficios, como no pagar ISR ni IVA, y quedar expuesto a futuros problemas, como una demanda directamente contra tu persona.

Si tienes socios y echan a andar una sociedad sin constituirse legalmente, se pronostica un desastre. ¿Por qué? Solo uno de los socios emitirá y recibirá facturas, eso significa también que ese socio recibirá todo el dinero a su cuenta, lo que a larga generará conflictos en la sociedad. 

Los socios, generalmente, son mejores amigos, ¿estás dispuesto a poner en riesgo la amistad?

“Una de las principales causas por las que una empresa fracasa es por problemas entre socios”, Pablo Rocha, co-fundador de Tally

Acta Constitutiva: ¿qué tipo de sociedad me conviene constituir?

Analiza las necesidades de tu negocio, ya que son éstas las que determinan qué tipo de empresa debes constituir. Para ello, es necesario tener claridad de los objetivos a corto y largo plazo, por ejemplo saber si tienes claro de ir por el camino de las startups y levantar capital para llegar a cierta escala.

En México, las sociedades se dividen en dos tipos: civiles y mercantiles. Algunas sociedades civiles, como la

Asociación Civil (A.C.) y la Sociedad Civil (S.C.), son utilizadas principalmente por grupos de profesionistas como doctores, contadores, abogados porque tienen beneficios fiscales que les ayudan a deducir impuestos. 

Pero si lo que tú quieres son fines de lucro, las sociedades que más se utilizan son la Sociedad de Responsabilidad Limitada (S. de R. L.) y la Sociedad Anónima (S.A.). Ésta última tiene una variante que se llama Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable (SAPI de C.V.). 

Si tienes claro que en un futuro buscarás levantar capital. En Tally, te ayudamos a crear una Sociedad Anónima de Capital Variable (S.A. de C.V.) o una SAPI. Ambas te ayudan a atraer inversionistas y protegen tu patrimonio. Las SAPI brindan un amplio margen de libertad tanto con tus socios como con los fundadores.

La principal diferencia entre estas dos es que la SAPI debe tener siempre un consejo de administración y la S.A. de C.V. puede manejarse con un administrador único.

Otras sociedades mercantiles son la Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS), Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) y Persona Física con Actividad Empresarial, las cuales también ofrecen protección a tu patrimonio personal. 

Por el contrario, si tienes claro que no quieres buscar inversión. Las SAS se pueden crear con un solo socio y no tienen costo constituirlas en comparación con las demás sociedades por las cuales sí hay que pagar. Incluso, puedes hacerla tú mismo en la página web de la Secretaría de Economía. 

En las SAS, el capital está dividido en acciones y su transmisión es fácil; sin embargo, por tratarse de una sociedad nueva puede causar algunos dolores de cabeza para realizar algunos trámites en bancos, ya que aún no está muy adoptada. Además que, los ingresos anuales no pueden ser superiores a 5 millones de pesos, de lo contrario tienes que transformarla a otra sociedad mercantil. Y no puedes ser socio de otra empresa o estar dado de alta en el SAT como Persona Física con Actividad Empresarial. 

Mientras que, los beneficios que tienen las sociedades RIF son:

  • No pagas ISR el primer año, el segundo año solo pagas 10%, el tercer año 20%, y así sucesivamente hasta llegar al 100 por ciento.
  • No pagas IVA en operaciones al público general hasta 300,000 pesos al año.
  • No haces Declaración Anual. 
  • Así como otros beneficios en IMSS, INFONAVIT y NAFIN. 

Entre las restricciones se encuentran:

  • Actividades que requieran cédula profesional.
  • No puedes tener ingresos anuales superiores a 2 millones de pesos.
  • Ser socio de una empresa o estar dado de alta como Persona Física con Actividad Empresarial.

¿Cómo hacer un Acta Constitutiva sin tanto rollo burocrático?

En Tally, tenemos una opción para constituir tu empresa de forma fácil y rápida. Pero, ¿cuál es la diferencia de hacerlo por tu cuenta con un notario público?

Sin nuestra ayuda, el proceso puede resultar un tanto estresante y confuso. Te lo explicamos, decimos estresante porque puede prolongarse hasta 6 semanas para que recibas tu Acta Constitutiva. Esto porque los notarios priorizan la escrituración de bienes inmuebles, mientras que la constitución de una empresa representa una ganancia mínima comparada con la escritura de una casa o un departamento.

El proceso ante un notario sin Tally es: Eliges al notario, quien te mandará un formulario que debes llenar. En éste encuentras todo lo que necesitas para constituir tu empresa, pero aquí viene la parte confusa. Los términos legales pueden ser complejos y complicados de entender, a veces parece que están codificados en un lenguaje poco amigable.

Pero digamos que eso para ti no es problemas, logras llenar el formulario, lo mandas por mail y esperas respuesta del notario. Esto puede durar entre 5 y 10 días. El notario redacta el Acta Constitutiva y te llamará para firmar —suma aquí otros 20 días—.

Cuando lo firmas, el notario te dará una carta con la cual va a inscribir tu testimonio ante el Registro Público de la Propiedad y Comercio. Una semana después, tienes que regresar con el notario y poner el testimonio por escrito. 

En promedio pueden pasar de 4 a 6 semanas para que tengas tu Acta Constitutiva, es decir, constituyas tu empresa.

Es mucho rollo, ¿no?


Con nuestra ayuda, en Tally:

  • Mejoramos la experiencia de usuario. Sin perder tiempo ni dar tantas vueltas.
  • No hay que ser abogado para saber lo que estás haciendo. Utilizamos un lenguaje amigable para comprender todas las complejidades que involucran el constituir una empresa. 


El proceso con Tally es sencillo: 

  1. Entras a nuestra página, llenas el formulario que te puede llevar entre 10 a 15 minutos. 
  1. Subes tus documentos y los de tus socios, estos son: 
  • Identificación oficial
  • Comprobante de domicilio 
  • RFC
  1. Nosotros realizamos la gestión con la notaría que aprueba tus documentos y sube tu Proyecto de Estatutos a nuestra plataforma para que lo revises. 
  1. Aquí han pasado solo ¡5 días! Revisas que tu proyecto esté perfecto, que tus datos no tengan ningún error. Y si todo está bien le das aprobar al proyecto de estatutos para que la notaría lo pase a firma.
  1. Agendas tu firma con la notaría, puede ser 24 horas después de haber sido aprobado el proyecto. El día que vas a firmar con tus socios, te damos el primer testimonio inscrito.
¡Listo! Hicimos de un proceso que puede tardar entre 4 y 6 semanas, un proceso de tan solo 7 días.

Lo mejor de obtener tu Acta Constitutiva con nosotros es que tendrás la asesoría de abogados expertos en la materia. En Tally, no tendrás ninguna duda, además de que creamos un Proyecto de Estatutos a tu medida, con las cláusulas adecuadas para tus planes a futuro. Facilitamos todos los detalles que te van a pedir los fondos de inversión —en caso de que quieras levantar capital—, como son los derechos de minoría. Pero este tema lo veremos en otro artículo de nuestro blog. ¡Hasta entonces!




Sigue aprendiendo