Publicado:
July 15, 2021

Aceptar el no saber es la clave para catapultar tu startup: entrevista con Ceci Altschuler

5 min de lectura

Bienvenidos al segundo episodio de Skyrocketers by Tally, en está ocasión entrevistamos a Ceci Altschuler. Espero que la disfruten.

ENTREVISTA POR TAMARA SALAMONOVITZ

Ceci Altschuler es nutrióloga y emprendedora. Ella estudió Nutrición en la Universidad Iberoamericana y también hizo un diplomado en Health Coaching en la misma universidad. Desde el 2017 da consulta privada de nutrición y en este momento está emprendiendo con Nutrigram, una multiplataforma digital para facilitar la clínica a los especialistas en nutrición y el seguimiento de dietas para los pacientes.

Esta es la segunda entrevista de una serie dedicada a conocer la personalidad, trayectoria y proyectos de emprendedores: nuestra colección de historias se llama Skyrocketers.

Tamara: Ceci, ¿nos podrías compartir cuándo nació Nutrigram?

Ceci: ¡Yo feliz de compartir mi experiencia! Nutrigram es una multiplataforma que sirve para que los nutriólogos puedan meter todas sus consultas en un mismo sitio. La página web tiene un dashboard prediseñado para que sea muy fácil poder dar seguimiento a los pacientes. Como nutriólogos, normalmente tenemos los mismos pasos a seguir. Siempre que llega un paciente le hacemos una historia clínica, anotamos sus datos antropométricos que son altura, peso, etc...  y sus datos bioquímicos, resultado de los estudios. Y por eso es muy práctico para ellos poder meter todos estos datos en una página web, porque también cada paciente tiene acceso a esta data en una aplicación. Por eso es una plataforma, porque para los nutriólogos existe la página web y para los pacientes la aplicación.

Desde que me gradué y empecé a dar consultas como que siempre choqué con la idea de imprimir, de que venga un paciente y “te imprimo tu plan y pégalo en el refri”. Uno, porque me choca el desperdicio de papel y dos, porque pienso también que si tú pones tu plan de alimentación en tu refrigerador se queda afuera del refrigerador y no adentro. De verdad tienes que hacer los cambios de hábitos y lo que hay dentro de tu refrigerador es mucho más importante. 

Por eso me encanta esta facilidad para los pacientes: poder tener su plan de alimentación, su guía, en su bolsa y llevarlo a todos lados. Que no se tenga que preocupar y pensar “chin, ¿qué me había dicho que tenía que hacer? Ya no me acuerdo.” Entonces pues, esa idea la tenía desde desde que me gradué, pero la verdad me tardé mucho tiempo en empezar. Por un lado porque no tenía mucha idea de cómo hacerlo. Sabía más o menos cómo lo quería hacer, conocí otras otras marcas parecidas, pero al final no era mi sueño, no era realmente lo que yo quería. Entonces dije “no, ya tengo que hacer lo que siempre he tenido la cabeza y darle” Al final un paso que para mí fue muy importante fue aceptar que no sé cómo. No sé cómo hacerlo. Entonces tuve que aprender a pedir ayuda. Creo que es muy importante.

"Tuve que aprender a pedir ayuda. Creo que es muy importante."

Ahí tuve la fortuna de asociarme con Alexei, un gran amigo que es súper movido. Siempre ha tenido como mil proyectos y empresas y también muy metido en la tecnología. Así que yo sabía que tenía que hablar con él y que él me diría para dónde. Cuando le platiqué del proyecto, por un lado me daba miedo porque quieras o no, ¡dios mío!, es mi idea y si alguien me la quita me muero ¿sabes? Pero al final yo sé que lo que yo aportaba con mi experiencia en consultas era oro ¿no?, así que por más que una persona quisiera hacer esta plataforma, sería muy difícil.

 Entonces le platiqué mi idea a Alexei, le encantó, y me dijo que quería ser mi socio. Dos semanas después llegué a su casa y primero me puso a leer porque pues claramente yo no sabía nada. Leí business models de muchas empresas, de Google, Apple, para irme empapando de esto. Eso me ayudó como a aterrizar por dónde empezar, porque al principio era una idea muy muy al aire. Así fui aprendiendo los conceptos del mundo del business y poniéndole conceptos a las cosas que quería lograr con mi proyecto.

Al principio quería que el paciente tuviera una aplicación muy muy padre y llamativa, pero al final me di cuenta que el cliente, el que paga la plataforma va a ser el nutriólogo, entonces es totalmente una plataforma para ellos. Tiene que ser súper buena, súper linda, súper amigable. Ha sido toda una Odisea y la verdad es que todavía tengo que aprender mucho más. Te lo juro, aceptar que no sabía creo que es lo que más me ha abierto las puertas. 

De hecho así fue como conocí a Tally. Fui a una exposición donde estaba Nacho, me contó sobre Tally y dije “claro, esto yo no sé cómo hacerlo y necesito ayuda.” Y me encaminaron a todo lo legal que yo no tenía ni idea. Si no hubiera sido con ustedes igual y me hubiera tardado mucho más y gastado mucho dinero. Esa es otra cosa, cuando no sabes y lo quieres hacer por tu cuenta, siento que sale mucho más caro el caldo que las albóndigas.

¿Cuánto tiempo llevas desarrollando Nutrigram?

C: Pues ya un rato, desde marzo del 2020. La verdad tuve la ventaja de la cuarentena porque me dio mucho más tiempo para enfocarme y hacer las cosas. Como estoy dando consultas a la par, tengo demasiadas cosas que hacer. También fue hasta como un escape de la realidad ¿sabes? Como que en vez de decir  “Estoy encerrada todavía en mi casa” dije “Ok. Sí. Estoy aquí y voy a sacarle todo el provecho.”

El proceso de programación ha sido más largo de lo que yo pensaba, pero ha sido también súper interesante. Creo que la parte que pesa mucho como emprendedor o emprendedora es que al final pues no hay nada ni nadie que nos empuje, o sea somos nosotros solos. Entonces me pasó un par de meses que yo no estaba tan bien mentalmente y lo dejé. O sea no lo dejé como de “ya no lo quiero seguir haciendo nunca”, pero no tenía nada de ganas de pararme a trabajar.

T: ¿Lo tuviste que soltar un ratito?

C: Sí, no podía, no podía y lo tuve que dejar un ratito. Al final siempre la salud es lo más importante y nadie te está contando el tiempo. Yo creo que darse chance de ir lento,  darse chance de dejarlo y volver, creo que es también, como dices, darte chance de no saber. Creo que si vas a emprender tienes que saber eso: que no tienes un jefe pidiéndote las entregas del proyecto en una fecha. Tienes que tener disciplina y siempre tener en mente por qué empezaste. Este sueño tiene que ser una pasión para tener disciplina, porque al final si no te emociona y no te gusta, ¿con qué ganas te vas a levantar a trabajar todos los días en algo que al principio no te da ni un peso de ingresos? 

 

Más bien veo cómo se ha vaciado la alcancía. Si le estoy metiendo mi tiempo, dinero y ganas, tiene que ser algo que brille, que se me antoje y que le vea mucho futuro. Yo lo que espero de Nutrigram es empezar en México y luego llevarlo a EUA, a Europa, seguir creciendo en grande. La plataforma hasta ahora la hemos desarrollado en español y en inglés para que después sea mucho más fácil expandirse. Pero hay que empezar poco a poco, porque también si es demasiado grande el pastel te acabas ahogando.

"Pero hay que empezar poco a poco, porque también si es demasiado grande el pastel te acabas ahogando."

T: ¿Tienes algún tip para mantener tu disciplina?

C: ¡Sí! Llevo mi agenda, pongo metas y decido cuántas horas al día le dedico al proyecto. Al principio quería ser muy estricta con mis horarios. De que a las 7 me levanto, voy a hacer ejercicio, bla, bla, bla. Y me di cuenta que yo no funciono así. Creo que también hay que aprovechar el ser dueños de nuestro tiempo. Saber que el tiempo es muy escaso y que es oro, pero tampoco ser tan estrictos. Ahora soy súper madrugadora, aunque no ponga despertador yo a las 6:30 AM ya estoy despierta. 

También tengo una bullet list donde voy haciendo circulitos de las actividades que tengo que hacer y una vez que las que las completo las tacho. Como que para mí es muy visual y muy fácil poder ver lo que he cumplido y lo que no he cumplido. También utilizamos una plataforma con mi socio, se llama Asana.  Yo todavía no me acabo de casar con ella, pero sí me gusta. Me gusta la idea del papel, siento que cuando lo escribo es como si fuera en piedra.

Algo que me fascina de empezar esta empresa es poder contratar a alguien, que yo le pueda dar trabajo a alguien más. Entonces también conforme vaya creciendo el equipo voy a tener que ser todavía mucho más organizada.

T: Cuando estabas en esta etapa que todos los emprendedores pasan, yo le llamo “la noche oscura del alma”, ¿había alguna idea o mantra que te repetías para volver a motivarte?

C: Me dejé sentir. En ese momento lo dejé aparte. Y me dije “ sé que sí lo voy a lograr en algún momento, pero ahorita me tengo que enfocar en mí y si yo estoy bien, esto va a salir adelante.” Pero tengo que estar bien yo. En ese momento empecé a abrumarme con demasiadas cosas y ahí lo que hice fue enfocarme paso a paso en mis objetivos prioritarios. En ese momento fueron mis consultas, no podía dejar a mis pacientes, entonces dejé a Nutrigram en pausa un tiempo. 

Siento que muchas veces no se habla de la importancia de la salud mental y emocional a la hora de emprender. Llega un punto en donde te estás sobreexigiendo o regañando todo el día porque obviamente no vas a poder cumplir con todo eso. Ese pastelote que te quieres comer hay que partirlo en cachitos.  Es bonito hablar entre mujeres porque hay una sensibilidad, como más disposición de hablar de este otro lado del emprendimiento que es la persona y el ser humano real.

Creo que las personas que primero nos juzgamos más somos nosotros mismos, entonces creo que también es importante no juzgarnos tanto si no acabamos nuestros objetivos de la semana. No importa, vamos a abrazarnos y ver lo que hemos logrado. Los pequeños avances son igual de importantes. Tenemos que bajarle un poco a los diablitos que nos dicen que somos lo peor cuando, ¡claro que no! Si no, no estaríamos ni tú ni yo aquí.

He aprendido a no juzgarme tanto y la verdad también tener una sociedad padre creo que es increíble. O sea mi socio siempre entendió perfecto la situación. Hablamos siempre como una vez a la semana y yo le decía que no podía seguir adelante y él me tranquilizaba, cambiaba fechas de lanzamiento y me echaba porras. Yo pienso que en una sociedad sí tiene que haber una amistad para poder crear algo padre.

T: Esto que dices es interesante. Yo conozco a mucha gente que dice “yo no vengo al trabajo a hacer amigos, vengo a trabajar.” y creo que es una mentalidad muy capitalista en el sentido de no querer no ver al otro, a tu colega, como un ser humano.

C: No solo somos recursos de la empresa que tienen que producir como piezas de una máquina. Quizá somos muy productivos el día de hoy y cumplimos 10 objetivos, pero tal vez mañana esté en otro estado y no sea tan productivo. Somos seres humanos. Por eso creo que es muy importante la amistad. Tu colega como un amigo se me hace super bonito. Pero también creo que hay que marcar una diferencia entre el trabajo y la amistad. Algo que pasa en el trabajo, intentemos que no afecte la amistad.


T: ¿Me podrías platicar qué te llevó a estudiar nutrición?

Siempre me llamó mucho la atención saber qué es lo que pasaba en tu cuerpo cuando comías, por ejemplo, una manzana. Porque uno va al baño y no sale una manzana ¿no? Pero mi primera carrera fue Ingeniería Química, hice un semestre. Me ganó esta mentalidad de decir como “no, la carrera de nutrición es muy MMC (Mientras Me Caso), muy fácil, es para niñas fresas y yo no soy así y no quiero que la gente me vea así”

Mi idea era estudiar ingeniería química y hacer una maestría en nutrición después. Pero cuando me di cuenta que Ingeniería Química no era lo mío, me dije “Voy a hacer lo que me gusta y lo voy a hacer bien. Y si para mí no es una carrera de MMC, no lo va a ser.” Al final fui la más feliz en la carrera. En mi generación empezamos siendo 30, nos graduamos 20 y de las 20 que nos graduamos, sólo 6

trabajamos. Entonces sí es cierto que un gran porcentaje no ejerce. Yo ya sabía que yo quería ser una mujer trabajadora, pero también me encanta esta parte de la carrera que te abre las puertas para tener una familia, hijos y seguir trabajando porque eres mucho más libre con tus horarios. Otra cosa que descubrí con la carrera, es por ejemplo que la medicina occidental se enfoca mucho en tratar padecimientos en vez de prevenirlos. Y la mejor medicina preventiva es la es la nutrición.

T: Última pregunta ¿qué es lo mejor que te ha pasado en la vida?

C: Lo mejor de mi vida es mi familia. Tener una familia que siempre me ha apoyado en todo para mí es lo mejor. No puedo pedir nada más.




Sigue aprendiendo