Publicado:
December 23, 2021

Infaltables en un contrato de prestación de servicios en México

autor:
Equipo editorial Tally
13 min.

Introducción

En México, los contratos de prestación de servicios profesionales son contratos de naturaleza civil que representan un común acuerdo entre un cliente y un profesional, profesionista o prestador de servicios. 

Estos contratos generalmente se celebran en presencia de un notario público, ya que si no se realizan con la supervisión de un ente del Estado pierden validez jurídica.

Si eres un profesional, un emprendedor o si representas a una empresa, y si en algún momento te encontraste necesitando formalizar un convenio, pero no sabías por dónde empezar, te invitamos a seguir leyendo para aprender más sobre este útil recurso.

¿Qué es un contrato de prestación de servicios?

Un contrato de prestación de servicios profesionales es un acuerdo entre un profesional (persona con una cédula profesional debidamente reconocida por el Estado) o empresa y un cliente, en el cual el primero se compromete legalmente a prestar sus servicios a una persona física, moral o autónoma a cambio de una remuneración. 

Por ejemplo: si hablamos de la prestación del servicio de limpieza a unas oficinas de ventas de determinada empresa, el cliente sería el dueño de las oficinas de ventas mientras que el prestador de servicio sería el encargado de realizar la limpieza.

Aunque estos acuerdos se pueden hacer de forma verbal, lo ideal es que siempre haya un documento legal que respalde el convenio establecido, un comprobante de los términos acordados donde se establezcan las todas las condiciones.

Estos contratos se encuentran regulados por los términos del artículo 2606 al 2615 del Código Civil Federal de México, así como por la Ley de Profesiones o Ley Reglamentaria del Artículo 5to. Constitucional para el Distrito Federal, y otras leyes relacionadas según la región en la que se encuentre.

En líneas generales, los contratos de prestación de servicios profesionales deben cumplir con cuatro requisitos. Deben ser:

  • Profesionalizados: el servicio que se va a prestar debe requerir de una preparación específica y determinadas competencias profesionales. Es decir, la persona que presta el servicio debe estar debidamente entrenada y autorizada para ejercer dicha profesión. 
  • Consensuales:  solo tendrán validez si ambas partes están enteradas y de acuerdo con las condiciones establecidas en el contrato. Tanto el contratante como el prestador de servicios deben expresar su entera satisfacción con los términos del contrato, a través de su firma en el mismo, para que este entre en vigor.
  • Bilaterales: tanto el contratante como el prestador de servicios tienen obligaciones y derechos que deben cumplir durante la duración del contrato. En el caso del prestador, su obligación será llevar a cabo  el servicio establecido en el contrato y su derecho será la remuneración que deberá entregar el que solicita el servicio.
  • Onerosos: el servicio prestado debe ser remunerado según el acuerdo establecido, en el periodo de tiempo y con la forma de pago que se haya pactado.

Muchas veces se puede generar confusión sobre cuál es la diferencia entre un trabajador dentro de una empresa y una persona externa que está proporcionando servicios a esa empresa, y la diferencia yace en sus contratos. Los contratos de prestación de servicios profesionales se pueden diferenciar de los contratos de trabajo por las siguientes características:

  • En el contrato de trabajo la labor debe ser realizada personalmente por el contratado, mientras que los servicios profesionales pueden ser desempeñados por varios profesionistas y/o ayudantes del profesional en cuestión.
  • En una relación laboral el trabajador es un subordinado, mientras que no existe subordinación entre el cliente y el prestador de servicios: ambos son partícipes iguales de un contrato.
  • El trabajador no requiere de preparación técnica; el profesional o el prestador de servicios sí requiere de un título o especialización técnica para prestar sus servicios.
  • Con respecto al pago, el prestador de servicios profesionales recibe honorarios por los servicios prestados, mientras que el trabajador recibe un salario diario, semanal o mensual, dependiendo de los términos y acuerdos de empleo.
  • El prestador de servicios profesionales suele prestar sus servicios en su propio domicilio y con sus propios medios; los trabajadores realizan su labor en el domicilio de la empresa y con medios que suelen parte del patrimonio propio de la empresa.
  • La empresa suele ser responsable ante terceros de los actos del trabajador, mientras que el prestador de servicios profesionales es responsable de sus actos.
  • Generalmente, en México los contratos de trabajo tienen una duración indefinida, y los contratos de prestación de servicio tienen una duración pactada o un plazo de vencimiento para cumplir el servicio planteado.

Los contratos de prestación de servicios sólo adquieren validez jurídica una vez que las partes hayan firmado el mismo. Una vez que se firme el contrato el deber del prestador del servicio es llevar a cabo el trabajo en el tiempo y bajo los términos establecidos, mientras que el deber del cliente es pagar los honorarios profesionales en la manera acordada y existen herramientas jurídicas que permiten asegurar esos acuerdos dentro de un marco legal.

Constituye tu empresa en México de forma sencilla

Utilidad de un contrato de prestación de servicios

Los contratos de prestación de servicios son útiles para consolidar un acuerdo entre un profesional y el contratante para la prestación de un servicio a cambio de una compensación, al especificar todas las condiciones del servicio, es decir, metas, objetivos, horas trabajadas y la remuneración total. 

El cumplimiento de estos contratos está sujeto a plazos de entrega o a la determinación de eventos que influyan en su realización, en pocas palabras, permiten objetivar cuál es la relación que se está creando entre el que solicita el servicio y el prestador de servicios profesionales.

Estos contratos crean deberes y derechos tanto para el prestador del servicio como para el cliente al establecer cuándo se considera que el servicio ya se ha prestado de forma satisfactoria, y cómo y cuándo debe pagarle el solicita el servicio al prestador del servicio. Esto puede evitarle muchos malos ratos a ambas partes.

Las relaciones contractuales creadas a través de estos contratos pueden estar sujetas a varias entregas que se realizarán durante un periodo de tiempo indeterminado; en este caso los pagos de honorarios se podrían realizar mensualmente. 

Independientemente de si el contrato esté sujeto a una o varias entregas, el deber del profesional siempre será cumplir con sus obligaciones dentro del tiempo estipulado y bajo los términos pactados a la entera satisfacción del cliente.

Aunque en algunas ocasiones estos tratos se pueden hacer de forma verbal, como en las relaciones médico-paciente, en otras firmar un contrato es esencial para que los  servicios se puedan llevar a cabo de una manera con la que ambas partes queden satisfechas. Por ejemplo, en el caso de un servicio de índole legal o de asesoramiento.

Un buen contrato te puede proteger a ti y a tu negocio de muchos malos entendidos que se pueden presentar en cuanto a el alcance del servicio que se va a prestar, las expectativas que se deben tener en cuanto al resultado final, los horarios en los que se va a prestar el servicio, el periodo de tiempo en el que se puede esperar que el servicio se complete a cabalidad, y cómo proceder en caso de que una de las partes quiera salirse del contrato, entre otros.

Puede que hacer un acuerdo verbal parezca más fácil y conveniente, pero tener un contrato te dará paz mental y te permitirá concentrarte en proporcionarle a tu cliente el mejor servicio  posible. ¡Sigue leyendo para conocer qué debe incluir este tipo de contrato!

Elaboración de un contrato de prestación de servicios

Es sumamente importante conocer la estructura de un contrato de prestación de servicios, especialmente para los emprendedores, ya que esta es la manera en la que acordarán negocios con sus clientes. 

El contenido del contrato va a variar de acuerdo al servicio del que se trate el contrato y, si bien es esencial que un contrato tenga una buena redacción y un lenguaje claro, también es necesario que contenga los siguientes elementos para que sea válido a efectos legales:

1. Todos los datos de ambas partes. Si una de las partes es una empresa, es necesario que ésta proporcione su razón social y los datos del representante legal que firma el contrato. Cuando se redacta un contrato con una persona moral, esta debe proporcionar su escritura constitutiva, Registro Federal de Contribuyentes (RFC), el poder del representante legal y una copia de la identificación del representante legal. 

Es muy importante asegurarse que todos los datos en esta sección sean correctos, y que el representante legal realmente esté habilitado para representar la empresa, para evitar que el acuerdo sea considerado nulo.

2. La descripción detallada de los servicios objeto de este contrato. Mientras más específica sea la descripción del servicio, mejor. Ésta debería incluir el alcance y las limitaciones de las responsabilidades del prestador del servicio profesional, así como los recursos que se van a utilizar y el propósito final del trabajo que se va a realizar.

3. La duración del convenio y los plazos para cumplir con las entregas. Esto se puede especificar en días hábiles, días naturales o con una fecha concreta. También se pueden ejemplificar las situaciones de fuerza mayor o algún caso fortuito que pueda modificar el plazo del presente instrumento para los servicios prestados. También se deberían especificar las condiciones para renovar el contrato en caso de que el servicio vuelva a ser necesario.

4. El monto exacto de la retribución que se abonará al prestador de servicios por la prestación de los servicios, y todo lo relacionado con la forma de pago y las condiciones del mismo.

5. Los términos y condiciones que deben regir el cumplimiento del trabajo objeto del presente contrato.

6. Las consecuencias con las que acarreará aquel firmante que no cumpla con su parte del acuerdo. Éstas pueden incluir la terminación anticipada del contrato, una multa o la rescisión del contrato (dejarlo sin efecto).

7. Incluir la jurisdicción a la cual está sujeto el cumplimiento del contrato, por ejemplo Ciudad de México, para dejar claro a qué instancias legales acudir en caso de ser necesario.

8. Por último, los contratos de prestación de servicios siempre deben tener las firmas del contratante y el prestador de servicios profesionales para asegurar su validez legal. Lo ideal es que tanto el profesional como el cliente firmen todas las hojas del contrato en presencia de un notario público.

Asegúrate de que los contratos de prestación de servicios que celebres tengan todos estos elementos para que estén en cumplimiento con la ley federal mexicana. Las secciones con los diferentes elementos se suelen dividir en declaraciones o cláusulas que se nombran en números ordinales, por ejemplo, quinta cláusula, octava declaración, etc.

Recuerda siempre tener a la mano el contrato original y/o las copias firmadas para consultarlos en caso de que se presente alguna duda o problema con un cliente, o en caso de que quieras usarlos como referencia para futuros contratos con otros clientes.

Tally te ayuda a elaborar un contrato de prestación de servicios

Elaborar un contrato para la prestación de servicios es una tarea que requiere de mucha atención al detalle, con utilización de un lenguaje legal acorde; si necesitas ayuda con esto, Tally te puede servir como un apoyo para evaluar tu negocio y aprender cómo elaborar tus propios contratos de prestación de servicios. Ahorrando así: tiempo y dinero. 

El contrato es la base de una buena relación entre el prestador de servicios profesionales y el que solicita el servicio, una relación que puede llevar a múltiples convenios y oportunidades. No pierdas la oportunidad de optimizar tus relaciones de negocios. Contáctanos para recibir asesoría legal GRATUITA en el tipo de contrato que tu negocio requiere.

Somos un aliado legal para cualquier emprendimiento.

Te ayudamos a crear una empresa desde cero, de forma 100% digital.
Descubre los beneficios

¿Te resultó útil este artículo?

Autor:
Equipo editorial Tally
Escrito por el
Equipo editorial Tally

Pablo Rocha

Founder

Ignacio Bermudez

Founder

Amaya Baliño

Legal

Mikel Fuentes

Growth

Nat Doronina

Directora de MKT

Xoch Abascal

Directora de Arte
Tally
Somos tu aliado legal

Queremos que te sientas ligero para hacer despegar tu empresa y para ello, hacemos los trámites legales más fáciles, rápidos y seguros. Desde el acta constitutiva y estatutos, hasta la creación y firma de actas de asamblea digitales, títulos accionarios y poderes legales.

Protegemos tu empresa y tu tiempo aprovechando las nuevas tecnologías.

Constituye tu empresa en México de forma sencilla

Sigue aprendiendo