Publicado:
October 22, 2021

Triciclo: la startup que cambió el e-commerce en México

8 MIN DE LECTURA

Introducción

ENTREVISTA CON RENATA RAYA (CEO y Co-Founder)

“Estaba muy frustrada porque ya no podíamos crecer sin un crédito, trabajábamos muchísimo y no veía la luz. Cuando nos rescató nuestro mentor, cambió el panorama definitivamente. Y aunque el sueldo de Triciclo no se comparaba a lo que podía ganar con Facebook, confié en que más adelante la mejor decisión era quedarme y seguir apostándole a algo que apenas iba a cumplir un año.”

En este episodio de Skyrocketers tenemos como invitada a Renata Raya, co-fundadora de Triciclo, una startup especializada en e-commerce y marketing digital.

Renata estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana con una especialidad en publicidad y un semestre en London College of Communications en Londres. Empezó su carrera como Copy en la agencia de publicidad de medios tradicionales Havas en donde llevó cuentas como Audi, Lysol, Sico y Vanish.

Fue Grouper Creativa de Likeable Media, agencia especializada en contenido para redes sociales y campañas de marketing digital donde llevó cuentas como Samsung y Bayer.

Actualmente es CEO y co-foundadora de Triciclo, que ha desarrollado más de 450 tiendas en línea trabajando con startups y grandes marcas mexicanas.


Triciclo es una agencia de e-commerce y marketing digital. Empezó en el 2015 y nos especializamos en e-commerce como Shopify Experts, entonces todo lo que hagamos alrededor del e-commerce tiene que estar montado sobre esa plataforma.

Sabemos que hay muchas y que son muy buenas, pero para nosotros Shopify es la mejor y es la que utilizamos para desarrollar las tiendas en línea y también para hacer marketing digital.

Nuestra idea es hacer crecer el e-commerce en México. Ayudar a pequeñas, medianas y grandes empresas e incrementar sus ventas.


Emprendiendo en tiempos de pandemia

¿Cómo cambió la pandemia el tema del e-commerce en México?

Ha sido la verdad muy interesante y muy emocionante ver ese crecimiento. Tristemente fue por una pandemia que surgió este crecimiento. Algunas tiendas crecieron 500% el año pasado. Y es un crecimiento que llegó para quedarse y que aceleró lo que hubiera crecido en 2 años.

Vimos que quien ya estaba preparado, quien ya tenía una tienda en línea y estaba bien estructurado en la parte de e-commerce, creció durante la pandemia. Y quienes no estaban listos, los que no habían visto ese canal tan importante, batallaron mucho en un inicio y tuvieron que aprender en un periodo donde pudieron haber crecido muchísimo.


Pasos para fundar una empresa

Revisando tu currículum vi que trabajaste un buen rato en agencias de publicidad. ¿Cómo fue ese salto de trabajar en agencia a fundar tu propia empresa?

Es muy muy distinto. Estar en agencia fue una etapa muy divertida. Mis primeros dos trabajos en agencia fueron en la parte creativa y en ambos llevaba marcas grandes desde el día uno. También cambian mucho las dinámicas según el tamaño de la empresa, en mi primera agencia éramos como 300 personas trabajando, y luego pasé a fundar Triciclo y al principio sólo éramos 3. La responsabilidad es mucha más. Como creativa de agencia, me tocó hacer la primera campaña pagada de Instagram en México, con la marca Samsung. Y lo que le vendimos al cliente fue una idea creativa. Es diferente ahora, porque lo que vendemos son métricas muy específicas, creo que ahí radica la diferencia.


La publicidad se hace para incrementar ventas, pero también es para crear awareness, crear marca… En Triciclo vender es el objetivo número uno. Entonces el proceso de trabajo en agencia es totalmente diferente. En el e-commerce también se necesita creatividad, pero el enfoque es muy distinto. En la agencia nos sentábamos 3 horas a pensar en una idea y ahora de entrada no tengo ese tiempo para pensar en ideas. Tengo que tomar decisiones más rápido y pensar cómo llevar Triciclo a otro nivel.

Me encanta lo que hago ahora, pero sí tengo este recuerdo de “qué divertido trabajo tuve”. En Triciclo veo mucho más la parte financiera, administrativa, recursos humanos, cosas que no estudié y no es en lo que me formé.


Libertad financiera

¿En qué momento decidiste dejar de trabajar para la agencia y fundar tu empresa?

Hace 6 años mis dos socios y yo trabajábamos en Likeable. Yo estaba relativamente contenta con mi trabajo, pero hubo ciertas circunstancias en la agencia que cambiaron y no estaban padres. Empecé a platicar mucho con Juan Sotres sobre cómo podríamos nosotros replicar la agencia. Creo que fue un poco ambicioso, sobre todo pensando que Likeable era una agencia con un corporativo importante detrás, que era MVS, pero nosotros sabíamos que habían empezado con algo muy chiquito.


Creo que siempre tuve la idea de hacer algo propio y definitivamente hace 6 años lo veía como algo súper a futuro, pero realmente todo empezó con una plática. Nunca lo voy a olvidar, platicando en el Covadonga de la Roma, tomando mezcal con Juan diciendo “Sí lo hacemos”. Y después Mariel también lo platicó con Juan y fue un poco el ancla de nuestra sociedad. Ahí empezamos a ir a cafés y pensar cómo le íbamos a poner a la agencia, qué servicios íbamos a ofrecer, cuál iba a ser el diferenciador y así.


Primero se salió Juan, luego Mariel y yo hasta el final. Para mí no había mucho que estuviera arriesgando, tenía 25 años y vivía con mis papás. Y dije, bueno, vamos a ver qué pasa. Al principio decidimos que fuera una agencia creativa, pero como a los 6 meses nos dimos cuenta que había muchísimas agencias así: el mercado estaba súper saturado. Mi socio Juan estaba trabajando con proyectos de e-commerce y vio ahí una oportunidad. Fue a un congreso de Shopify donde conoció al Country Manager y le ofreció convertirnos en experts.

Decidimos centrarnos en eso porque ya no sólo era conseguir likes y comments en redes sociales, sino literal vender. Al principio le ofrecíamos a muchos clientes llevar sus redes sociales gratis, pero después decidimos dejar de llevar redes sociales y hacer marketing digital o performance marketing para llevar tráfico a tu sitio y que vendan. Y así fue como nació Triciclo.


¿Por qué se llama Triciclo?

Porque en un inicio éramos tres socios. También por el tema de “un nuevo ciclo”, que era importante para nosotros pues estábamos empezando una nueva etapa. También la idea de que cuando vas a aprender a andar en bici, normalmente empiezas en un triciclo pedaleando.

¿Cómo empezaron a financiar su emprendimiento?

Empezó por nosotros mismos. Invertimos algo muy simbólico para poder comprarnos computadoras y básicamente eso. El primer año no recibimos sueldos, todo lo que entraba se re-invertía.  Como a los 9 meses de haber empezado, se nos vinieron las deudas encima. A pesar de que sí estábamos facturando suficiente, se nos fue un pequeño detalle muy importante que era el tema de que estábamos financiando a nuestros clientes, entonces no teníamos esa liquidez en nuestra cuenta. Íbamos muy bien de facturación pero no teníamos el cash flow para operar. Y empezamos a pedir préstamos personales chiquitos, dándole la vuelta al dinero. Aún no teníamos una tarjeta de crédito corporativa.


Como a los 11 meses estábamos realmente en bancarrota y no veíamos la salida. En ese momento conocimos a quien hoy es nuestro mentor y quien de alguna manera fue un ángel en esta aventura. Él nos abrió una línea de crédito, dándonos su voto de confianza, porque los bancos no nos daban préstamos porque aún no llevábamos un año de habernos constituido y te piden muchas cosas para poder darte un crédito.  Prácticamente sin preguntar, nos abrió una una buena línea de crédito que nos permitió seguir operando y crecer. Y algo que nos pidió desde el día uno fue que nos pusiéramos un sueldo.


Como no frustrarse en el intento

En este momento de incertidumbre, se vienen las deudas encima, no sabemos qué va a pasar, ¿hubo algún momento donde quisiste dejar Triciclo?

Sí, en un momento sí dije pues ya voy a cerrar esto y volver a buscar chamba. De hecho estuve en un proceso con Facebook y le conté a mi socio. Le dije “ya no puedo más”. En ese momento todavía consideraba que era como un sueño trabajar en Facebook, entonces empecé con las entrevistas. Al mismo tiempo, nuestra tercera socia también decide salirse y sólo nos quedamos Juan y yo. Estaba como muy frustrada porque ya no podíamos crecer sin un crédito, trabajábamos muchísimo y no veía la luz. Y cuando nos rescató nuestro mentor, cambió el panorama definitivamente. Y aunque el sueldo de Triciclo no se comparaba a lo que podía ganar con Facebook, confié en que más adelante la mejor decisión era quedarme y seguir apostándole a algo que apenas iba a cumplir un año.


La mayoría de las startups mueren en el primer o segundo año, entonces creo que sí fue apostarle, la verdad. No me puedo acordar por qué sentí esa confianza. Siento que mi mi socio Juan es súper optimista y creo que eso contagia mucho. Hubo muchos momentos donde no dormía, tenía muchísima ansiedad y la verdad es que sí me hizo decir “vamos a confiar, vamos a meterle con todo” y pues al final ya éramos sólo él y yo. Digo, ya teníamos personas contratadas, pero me refiero a la sociedad, sólo quedamos nosotros dos. Definitivamente no me arrepiento de eso.


Planes para el futuro

¿Y cuáles son sus planes a futuro con Triciclo?

Hace año y medio lanzamos una plataforma que se llama TricicloGo que es una plataforma de envíos y se conecta con tu tienda de Shopify. Lo que hace es optimizar tus rutas para enviar en el mismo día. Tienes tarifas preferenciales y un gran seguimiento de dónde está el paquete. Le vimos mucho potencial. No es la única que existe en el mercado, pero vimos esta necesidad de los clientes de encontrar una muy buena solución para sus envíos. Creo que es donde a muchos clientes les duele, sobre todo a las empresas chicas y las medianas. Entonces lanzamos esta plataforma y va muy bien. Estamos muy contentos con el resultado.


Queremos seguir encontrando estas soluciones para el e-commerce por medio de apps. Así como en tu celular tienes tu App Store y le vas agregando ciertas apps con diferentes funciones, lo mismo sucede con Shopify. Son plugins que se conectan a tu tienda y le dan ciertas funcionalidades. También queremos buscar estas soluciones pensando en México, porque muchas veces estos plugins son muy buenos pero en México no funcionan.


Por otro lado, queremos explorar la parte de educación. En un inicio trabajamos con muchísimos emprendedores para lanzar su tienda, pero hoy en día nos hemos enfocado más en desarrollar tiendas de mayor tamaño, a un nivel más enterprise. Como no queremos descuidar a todos los emprendedores que quieren tener una tienda en línea, estamos haciendo cursos para crear tu propia tienda en línea, paso por paso. Tenemos un curso en Crehana que lo han tomado más de 12mil personas y es súper accesible, no cuesta más de $300MXN.


Recomendaciones de una emprendedora

¿Qué te hubiera gustado que te dijeran cuando empezaste con Triciclo?

Hay cosas muy aburridas de emprender o de tener tu propio negocio que tienen que ver con la contabilidad, con la parte administrativa, con llevar un buen control de tus gastos. Todo eso fue algo que no hicimos pero ni tantito los primeros 9 o 10 meses. Muy ingenuamente, yo no pensaba que eso fuera un tema. No entendía bien cómo funcionaba el tema de los impuestos y por cómo se fue llevando en nuestro equipo, al final yo me quedé con esa parte. Y sí fue un caos resolverlo, nos tomó un buen rato.


Todos tenemos una idea muy romántica de emprender y de poner un negocio padrísimo que resuelva cierta problemática y pues un poco es nuestro sueño. Pero nadie te dice que también tienes que hacer esa parte aburrida administrativa y contable.


Lo mejor que me paso en la vida fue emprender

¿Nos podrías contar qué es lo mejor que te ha pasado en la vida?

Qué fuerte. Yo creo que lo mejor que me ha pasado... Está difícil. Yo nací aquí en México, pero viví 10 años en Houston, desde que tenía un año hasta los once. Creo que haber tenido esa infancia es de lo mejor que me pasó en la vida. Tengo un recuerdo súper bonito. Esta imagen –muy “sueño americano”– de ir en bici a una escuela súper bonita, poder ir corriendo a casa de mis amigos, tocar la puerta e ir a la alberca juntos. Muy de suburbios de Estados Unidos. Todo mi recuerdo de esa etapa es bonito.

Quizá también tiene que ver con que era una niña y pues los problemas no existen. El que las circunstancias de la vida me llevaran ahí fue como muy perfecto.

Triciclo

Facebook

Instagram

LinkedIn

Sigue aprendiendo